gallery/negro_blanco

Texto y Fotos: Nicolás Frank

gallery/elartedemirar

Construyendo un nuevo imaginario:
las mujeres desbordan los límites.

Hay que crear las condiciones para que la mujer alcance su nivel. Y lo hará a través de la lucha, a través de su participación. Y será obra de ella misma también su liberación. Por lo tanto, considero que la lucha fundamental no es una lucha entre sexos; es una lucha de la pareja en conjunto.”
Domitila Barrios de Chungara, en “Si me permiten hablar. Una mujer de las minas de Bolivia”, Marzo 1978.

gallery/firma

Transitamos un nuevo año con proyectos, ideales y esperanzas, pero sin olvidar las reivindicaciones y reclamos del pasado. Porque sí lo exigido nos concierne no podemos ser ajenos a ello. En este caso, daremos un recorrido por el imaginario que se tiene de la mujer, que en una sociedad todavía patriarcal se presenta como tema urgente a resolver.

En el marco de la conmemoración por el Día Internacional de la Mujer (8 de Marzo) se realizaron dos exposiciones colectivas e interdisciplinarias con los trabajos de artistas locales. La agrupación de Artistas Visuales de San Martin presentó su 4ta muestra colectiva con el título “Mujeres” (1).

Mediante una gran cantidad de pinturas los artistas pretenden resignificar la visión que se tiene de la mujer, porque ya no se trata de embellecer y erotizar la figura femenina sino de presentar sus miedos y su soledad. Y en esa desnudez e intimidad es donde la mujer se fortalece.

En sintonía, en el Museo Carnaccini se realizó la exposición “Sin enaguas”, donde se pueden  mirar los trabajos de las artistas Sandra Ciccioli, Viviana Debicki, Kiki Lawrie, Paula Rivero y Graciela Saulle (2). Aquí la imagen de la mujer se desplaza y se silencia, haciéndose presente en el uso sutil de signos implementados por las artistas. Vestidos, ataduras y cortes funcionan como metáforas para ir descociendo los prejuicios que la sociedad impone a la mujer.  Las fotos intervenidas de Debicki  manifiestan la urgencia de sublevación femenina cuestionando los mandatos de la sociedad, mientras que en los cruces de ramas que instala Saulle se produce un manantial de voces que emergen desde el silencio. La exposición, curada por C. Ferrari y P. Ferreyra, da lugar a una multiplicidad de miradas sobre el constante proceso de construcción de la mujer en el presente.

Pero también las calles de nuestro barrio funcionan como territorio desde donde la mujer se piensa y se reivindica. Y así lo hace Pamela Ferreyra, artista plástica local que participa en exposiciones y también realiza murales (3).  De ella se desprenden imágenes de mujeres en todo su esplendor, habitadas por una energía que vive en los colores y que enciende la llama interna de su cuerpo, haciendo de su cabello una explosión de la intensidad plástica.  
La fortaleza y constancia propia de la mujer también están presentes en las producciones que realiza el colectivo Pisando Barro, agrupación plástica que viene trabajando murales a gran escala con temáticas sociales e identitarias (4).

(1)La muestra se realizó en el hall de la sede UNSAM (Peatonal calle Belgrano N° 3563).
http://www.artistasvisualessanmartin.jimdo.com/proyectos/4-muestra-colectiva-mujeres-en-unsam
(2)Mas info sobre “Sin Enaguas” :  facebook.com/casacarnacini.espaciopelaez
(3)www.p-ferreyra.blogspot.com.ar
(4)www.artistasvisualessanmartin.jimdo.com/pisando-barro
(5)Graffitis de Queens Crew en  www.facebook.com/pages/Queens-CREW/
(Imagen1) Detalle de foto-montaje para instalación de Viviana Debicki, Museo Carnaccini, Marzo 2015.
(Imagen2) Pinturas de AVSM para muestra #Mujeres, UNSAM, Marzo 2015
(Imagen3) Detalle de mural de Pamela Ferreyra, San Martin.

gallery/12xd
gallery/(imagen1) detalle de mural de pamela ferreyra, san martin.
gallery/543

En la esquina de Pedriel y Campos han realizado un mural de 350mts cuadrados con el título “La historia industrial de San Martin”, donde presentan como figura principal una mujer madura de fuerte carácter que funciona como pilar de la composición, nucleando así el impulso por la vida junto al compromiso por el trabajo.
Estos trabajos no solo reivindican la imagen de la mujer como tal, sino también funcionan como un oleaje de energía  renovador que pretende reconquistar espacios y oficios relegados. Y sucede hasta en las situaciones mínimas, como en el caso de la crew QUEENS, un grupo de graffiteras formado solo por mujeres (5). Ellas, desde el anonimato y la fugacidad de la acción callejera, dejan las marcas de su historia poniendo en claro que el graffiti no es un reinado solo de hombres.
En esta negociación cultural y de género las mujeres no bajan los brazos. La necesidad de romper la norma y poner en duda los mandatos hace borrar ciertos límites impuestos en el siglo pasado. Para este nuevo milenio la urgencia por las reivindicaciones de género, la violencia social hacia la mujer y su exclusión son temas que merecen prioridad. Y desde el arte, con su acción transformadora, se pueden impulsar los cambios por venir.