gallery/negro_blanco

Texto y Fotos: Nicolás Frank

gallery/elartedemirar

Entre monumentos y esculturas:
un recorrido a cielo abierto.

La escultura tiene su propia lógica interna, su propia serie de reglas, las cuales si bien pueden aplicarse a una diversidad de situaciones, no están abiertas a demasiados cambios.”

Rosallind Krauss, La escultura en el campo expandido, en Revista October 8 (primavera 1979).

gallery/firma

Dada la cercanía entre sí, podemos aprovechar una calida mañana de provincia para recorrer los distintos monumentos y esculturas ubicadas en el centro del Partido de San Martín, en el cual se combinan proyectos históricos y actuales, próceres, rebeldes y obras de artistas consagrados como emergentes.
Los monumentos funcionan como metáfora para mantener ciertos valores vigentes durante el paso del tiempo. Abundan en las plazas de los municipios, pero se tornan invisibles dentro de la trama urbana. La elaborada pirámide de piedras hace que el monumento al “General San Martín” tome relevancia y mayor presencia. La obra, inaugurada en 1915, representa al general triunfante montado a caballo rodeado por una figura femenina como alegoría a la victoria. Cuando en 1982 se procedió al traslado del monumento a su actual ubicación frente a la municipalidad, se descubrió la urna que contiene los restos del granadero Don Francisco González Alférez, perteneciente al Regimiento de Granaderos del Ejercito Libertador.

Por otro lado, en la plazoleta del Maestro (Pedriel al 3700), dos monumentos emplazados cercanamente se contradicen entre sí dada la filiación política de los representados. Uno es un busto de Faustino Sarmiento (sin autor ni fecha) que repite la ya clásica imagen del maestro serio y concentrado en su labor. El otro, mas visible dado su carácter escenográfico, representa al Gral. Juan Domingo Perón (obra diseñada y ejecutada por Omar Schmid en 1996). Se observa el torso en bronce del personaje, de rasgos cansados y manos cruzadas, que asoma por un palco presidencial simulado, con una mirada expectante hacia quienes ingresan por la avenida.

Tal vez la transición del monumento a la escultura se puede mirar en el “Monumento a Martín Fierro” realizado por Antonio Berni. (1)

(1) La obra está ubicada en la Plazoleta del Gaucho, en Pedriel al 3700. En la actualidad han robado la mano derecha del personaje. Para mas información sobre este monumento leer “Dos vidas errantes: Antonio Berni y Martín Fierro” en Revista Serpiente Amarilla, #7, Junio/Julio, Año 2, 2014.
(Imagen 1) Galaxia industrial, de Alejandro Marmo, 2008.
(Imagen 2) Infinito, de Pájaro Gómez, Campus UNSAM.
(Imagen 3) Primer Premio San Martín Escultura 2014, obra de Agustín Schiffer.

gallery/p1210517
gallery/p1210549
gallery/p1210580

Este cambio de concepción borra el anacronismo propio del monumento, ubicando la escultura en el espacio público dando cuenta del mismo entorno. Es aquí cuando nos topamos, en el margen entre provincia y capital (sobre Av. Gral. Paz frente al Carrefour), con un cosmos estelar elaborado con paneles de acero inoxidable y piezas de fabricas locales. Esta gran obra escultórica de Alejandro Marmo concentra el potencial industrial del cual se enorgullece nuestro barrio. La “Galaxia Industrial” (2008) funciona como un espejismo en el horizonte, una constelación de sueños materiales e industriales.

Bajo el proyecto “20 años 20 esculturas” la UNSAM (Universidad Nacional de San Martín) ha presentado un Parque Escultórico en su Campus de Miguelete, donde se han instalado las obras de Pablo Reynoso, León Ferrari, Jorge Gamarra, Enio Iommi, Hernán Dompé, Marie Orensanz, Leopoldo Mahler y Pájaro Gómez. Bajo un criterio de selección federal, la UNSAM adquirió obras haciéndose cargo de su realización y costos de emplazamiento. Laura Malosetti Costa, integrante del comité consultivo, cree que en dos años estaría terminado el proyecto, con el fin de recuperar la idea de arte público. Las esculturas, en su mayoría de hierro, piedra y madera, forman un bello recorrido donde podemos sentir y vibrar con los sonidos generados por L. Ferrari, o mirar como P. Reynoso logra retorcer vigas de hierro hasta formar un inmenso mástil, o simplemente dejarnos llevar por la circularidad del infinito en la imponente pieza de P. Gómez.

Este cambio de concepción borra el anacronismo propio del monumento, ubicando la escultura en el espacio público dando cuenta del mismo entorno. Es aquí cuando nos topamos, en el margen entre provincia y capital (sobre Av. Gral. Paz frente al Carrefour), con un cosmos estelar elaborado con paneles de acero inoxidable y piezas de fabricas locales. Esta gran obra escultórica de Alejandro Marmo concentra el potencial industrial del cual se enorgullece nuestro barrio. La “Galaxia Industrial” (2008) funciona como un espejismo en el horizonte, una constelación de sueños materiales e industriales.

Bajo el proyecto “20 años 20 esculturas” la UNSAM (Universidad Nacional de San Martín) ha presentado un Parque Escultórico en su Campus de Miguelete, donde se han instalado las obras de Pablo Reynoso, León Ferrari, Jorge Gamarra, Enio Iommi, Hernán Dompé, Marie Orensanz, Leopoldo Mahler y Pájaro Gómez. Bajo un criterio de selección federal, la UNSAM adquirió obras haciéndose cargo de su realización y costos de emplazamiento. Laura Malosetti Costa, integrante del comité consultivo, cree que en dos años estaría terminado el proyecto, con el fin de recuperar la idea de arte público. Las esculturas, en su mayoría de hierro, piedra y madera, forman un bello recorrido donde podemos sentir y vibrar con los sonidos generados por L. Ferrari, o mirar como P. Reynoso logra retorcer vigas de hierro hasta formar un inmenso mástil, o simplemente dejarnos llevar por la circularidad del infinito en la imponente pieza de P. Gómez.

Con la intención de rescatar los espacios barriales, la iniciativa San Martín Pinta Bien ha transformado el Pasaje Gil (Av. Libertador Gral. San Martín al 1300) en un lugar de encuentro y cultura al aire libre. Para ello, el equipo encabezado por Ana Bonelli y Gabriela Svagelj emplazó las obras ganadoras de San Martín Escultura 2014, ubicando en la vereda misma la escultura ganadora de Agustín Schiffer, que representa una figura femenina como portadora del engranaje que corona la potencia de la industria local.  Ya en el interior del pasaje descubrimos el hermoso pavo real elaborado por Martín Maiorana y Agustín Iriart que, desplegando sus enormes plumas oxidadas, nos brinda hospitalidad al pasar.

Todos estos trabajos instalados en el espacio público son de enorme valor cultural, ya que no solo embellecen la ciudad sino que logran despertar interés en la comunidad, poniéndose en relación con el barrio y los vecinos, generando así puntos de referencia y encuentros. Vale la pena tomarse un tiempo para salir a recorrer estas obras de arte a cielo abierto.