gallery/negro_blanco

Texto: Nicolás Frank

gallery/elartedemirar
“Colores y formas alucinantes
de Joan Miró llegan a San Martín”

Me es difícil hablar de mi pintura, pues ella ha nacido siempre en estado de alucinación, provocado por un shock cualquiera, objetivo o subjetivo, y del cual soy enteramente irresponsable.”
Joan Miró, citado por J. Romero Brest, en
La Pintura Europea Contemporánea, F.C. Económica, 1958.


Joan Miró es un artista difícil de clasificar, e intentarlo, un error común entre quienes trabajamos en el arte y la cultura. De la potencia creadora de este peculiar artista, emanan imágenes y objetos que se instalan y desplazan entre las principales corrientes artísticas de principios de siglo XX.
No hay duda de que su cercanía con artistas ligados al surrealismo, desde A. Masson hasta A. Breton, ha modificado y enriquecido su práctica artística. De ellos ha tomado herramientas de trabajo valiosas, como el automatismo psíquico puro que, en palabras del mismo Breton, lo transformaba en “el más surrealista de todos”. Pero Miró escapaba a esa etiqueta, abogando por una independencia “rigurosa, absoluta y total”.

Esa misma libertad de estilo lo conduce a elaborar una práctica sumamente individual, por fuera de las teorías plásticas del momento. La incertidumbre fue para él un valor a la hora de pintar, ya que no le interesaba el resultado final de la obra, siempre sorpresivo y espontáneo, sino como las formas se irían configurando sobre el mismo proceso plástico de construcción.

gallery/firma

Miró nace en Barcelona en 1893. Durante su vida recorre distintas ciudades donde continúa su formación y trabajo, incorporando elementos y técnicas propias de los lugares que habita. Las más importantes en su recorrido fueron París, Mont-roig y Mallorca, luego Nueva York y Japón. El arraigo al paisaje de Mont-roig será determinante en su obra, dado el vínculo que tuvo con la tierra y el entorno natural. Más tarde, con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, se instalará en Palma de Mallorca, espacio de refugio y de trabajo, donde su amigo J. Sert diseñará el taller que siempre había soñado.
En su larga vida (vive 90 años) transitó distintos lenguajes plásticos, desde la pintura y el dibujo, pasando por el grabado, la cerámica y el mural, hasta las colaboraciones como vestuarista para puestas teatrales (como la compañía Teatre de la Claca, 1977). Inquieto y multifacético, Miró profundiza sus investigaciones visuales durante toda su vida, convirtiéndose en un artista referente de su tiempo.
Entonces nos preguntamos, ¿cómo acercarnos y desde dónde mirar una obra tan fantástica y auténtica como la de Joan Miró? Aquí vale la pena interiorizarse con la obra desde un lado sensorial y pictórico. Un viaje por el color sería un buen comienzo, porque es mediante éste que el artista logra exteriorizar su propia fantasía abstracta, tematizando la esencia del espíritu humano. (1)
Todo su trabajo está atravesado por una singular expresividad a partir del trabajo sencillo, inmediato, donde los signos amorfos parecen flotar en un espacio vacío. Aunque la belleza radique en la serenidad de los colores y las formas, encontramos en las obras una sólida mezcla de figuras deformadas, manchas de color y una fuerte línea negra que todo lo determina. En esas figuras, tan surreales y potentes, podemos ver resabios de mujeres fantásticas y astros, realizados con un grafismo propio que se acerca al dibujo infantil, lo que en su momento le valió duras críticas por su falta de destreza en el dibujo académico.

Fotos: Cortesía de Museo Casa Carnacini
(Imagen 1) Joan Miró en su estudio de Barcelona, 1944.
(Imagen 2) Litografía de Joan Miró realizada para el catálogo del Quinzé Premi.
(Imagen 3) Sala planta baja Museo Casa Carnacini.
(1) Para ver obras del artista con detalle, ingresar en la página web de la Fundación Joan Miró www.fmirobcn.org
(2) Para ver la programación completa de la exposición, ingresar en fb/casacarnacini.espaciopelaez

gallery/17imagen 1
gallery/17imagen 2
gallery/17imagen 3 (1)
gallery/17imagen 3 (2)

Recientemente inaugurada, la muestra “Miró en San Martín” en Museo Casa Carnacini presenta 44 obras realizadas con las técnicas del grabado en aguafuerte y litografía, editadas por la Fundación Joan Miró y certificadas por el artista. En el marco de la muestra, se realizarán distintas actividades, como talleres de impresión participativa de afiches, charlas sobre grabado y sobre la vida del artista, y encuentros con artistas locales que comentarán la influencia de Miró en sus obras, homenajeándolo con producciones exhibidas en la Galería de las Artes. (2) Aprovechemos entonces y miremos las obras de un artista desinteresado en el éxito y las modas artísticas, que defendió su individualidad plástica por sobre todo.