gallery/negro_blanco

Texto y Fotos: Nicolás Frank

gallery/elartedemirar

No apoyarse: recién pintado (Parte 2)

 “Es posible que los chicos que escriben graffiti sean las personas más sanas y positivas de sus barrios. Cada uno de ellos tiene que inventar su vida, y de esa manera su cultura y su lenguaje se elevan, se renuevan y se transforman. Esa dedicación feroz al estilo es la fuente de su exuberancia”.
Richard Goldstein, periodista de New Yorker Magazine, en su nota de tapa, 1973

gallery/firma

Continuamos mirando la gran cantidad de graffitis y murales que siguen brotando en los distintos barrios de San Martin. Una práctica callejera que en la última década se fue expandiendo,  fortaleciendo y dejando un gran  legado en imágenes callejeras.
Las esquinas, pasillos y paredones vacíos funcionan como soporte ideal donde pintar letras, textos, imágenes o formas, con estilos en permanente evolución. Sabemos que las paredes blancas no dicen nada.
Estas imágenes surgen dentro del entramado urbano como una construcción  alternativa, plural y anónima. POETA (*) afirma con precisión: “El Arte transformaa las personas, y es en la calle donde más se siente esa transformación. Si la calle suele ser gris, la pintura es un cambio de ánimo en la continuidad de las personas. El graffiti es una herramienta, un medio para llegar donde uno quiere”.
Nuestro barrio cuenta con muchos graffiteros y muralistas de gran nivel y llegada. La ciudad es el lugar donde van descargando su inagotable energía, haciendo del espacio público un denso campo comunicativo. Martín, (**) desde su local en San Martin, dice que “El graffiti creció mucho a partir de la llegada de la marca de aerosol Montana al país. Hoy la cosa cambió, tenemos menos calidad y precios elevados, pero hay mucho talento y ganas de pintar. Los pibes aprovechan cada oportunidad para superarse”.
Pero el graffiti tiene tradiciones, códigos y leyes propias. Los practicantes del mismo se consolidan en crews o grupos íntimos donde prima la amistad y la lealtad. Como equipo van desafiando su propio estilo y ganando nuevos territorios donde pintar. Los UFOS (***) aclaran el panorama: “Hoy se mezcla el cambio generacional, la masificación del marketing y las repercusiones de los medios. Aunque el graffiti nunca se detiene, en este momento se está reacomodando y volviendo a definir en nuestro país”.

El camino por recorrer es largo, pero tanto el graffiti como el mural han logrado generar un espacio propio de proyección. Festivales, eventos autogestionados o iniciativas municipales (como San Martin Pinta Bien, donde se convoca a graffiteros y muralistas a pintar distintos barrios) están dando cabida a las expresiones callejeras y su entorno. Los jóvenes salen a construir su propio mundo y plantar sus banderas con aerosoles, pinceles y marcadores en mano. Fortalecen lazos de amistad combatiendo miedos y participando de la vida juntos.

 

(*) www.christianriffel.com
(**) www.facebook.com/sanmartin.graff
(***) www.ufoscometowatchgraffiti.tumblr.com
(Imagen) Pieza pintada durante el festival San Martin Graffiti Exhibición 2012, en el pasaje Ituzaingo (actual Pte. Néstor Kirchner) y Gral. Paz, Pdo. Gral. San Martin.

gallery/azcv