gallery/negro_blanco
gallery/fragmentario

Si están interesados en historias con un final feliz, será mejor que lean otro libro.
En este, no sólo no hay final feliz, sino que tampoco hay un principio feliz y muy pocos sucesos felices en medio. Es así porque no sucedieron demasiadas cosas felices en las vidas de los tres jovencitos Baudelaire.
Violet, Klaus y Sunny Baudelaire eran niños inteligentes, y eran encantadores e ingeniosos, y tenían unas facciones agradables, pero eran extremadamente desafortunados, y la mayoría de las cosas que les ocurrieron estaban llenas de infortunio, miseria y desesperación. Siento tener que decírselos, pero así transcurre la historia.
Su infortunio empezó un día en la Playa Salada. Los tres niños Baudelaire vivían con sus padres en una enorme mansión en el corazón de una ciudad sucia y muy ajetreada y, de vez en cuando, sus padres les daban permiso para tomar solos un desvencijado tranvía –la palabra «desvencijado», seguramente la saben, significa aquí «inseguro» o «con posibilidad de descalabrarse»- hasta la playa, donde pasaban el día como si estuvieran de vacaciones, siempre y cuando regresaran a casa para la cena. (…)

Fragmento del libro Una serie de eventos desafortunados (*), de Lemony Snicket.

Daniel Handler, nació en  San Francisco, California, el 28 de febrero de 1970. Escritor estadounidense, autor de novelas para adultos (Cuida tu boca, Adverbios, Y por eso rompimos, entre otras), guiones de películas y narraciones infantiles, siempre con un humor respetuoso y sutil. Handler escribió una serie de novelas infantiles, A series of unfortunate events (*), con su seudónimo Lemony Snicket, pero el hombre que comenzó como un narrador se convirtió en un personaje dentro de la serie, llegando incluso a escribir los libros Lemony Snicket: La autobiografía no autorizada, y 13 secretos impactantes que desearías nunca saber sobre Lemony Snicket.