gallery/negro_blanco

#19 Cristian Palacios

Escritor, dramaturgo, actor - Nacido el 21 de diciembre de 1978 | VECINO DE VILLA BOSCH

Texto: Silvia Oleksikiw / Fotos: Sergio Salgado

gallery/piicadofino
“Lo que más me gusta hacer es escribir”

       Cristian Palacios vive en Villa Bosch. Está recién mudado y los libros inundan la nueva casa. Se define como escritor, dramaturgo e investigador antes que como actor y director. Actualmente dirige La Causa Justa sobre el cuento de Leónidas Lamborghini en la sala Espacio Lavallén del barrio de Montserrat, y acaba de estrenarse su obra Nacionales en el Teatro Regio del CTBA en CABA. Además estuvo haciendo funciones en La Plata como actor en la obra de su autoría. “Me defino como escritor porque es lo que más me gusta hacer”.
Formado como Licenciado y Profesor de Letras en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA dice que la carrera no te forma como escritor. “Te forma como investigador, como crítico, en teoría literaria, en lingüística. De hecho, te ahuyentan las ganas de escribir. Ahora está cambiando un poco eso y están aceptando que se puede enseñar y aprender a escribir creativamente. Yo dicté dos seminarios de escritura teatral en la carrera de grado y hubo muchísimos alumnos. Hay muchas ganas de cambiar la cabeza, de entender que se puede aprender a escribir como cualquier otro oficio".

De chico escribía cuentos e historietas. A los 13 años se anotó en el taller de teatro de su Colegio Pio XII. Ahí tuvo sus primeros pasos como actor y también escribiendo y dirigiendo a sus compañeros, hasta que a los 17 años entró en el elenco de La Lección de Anatomía, de Carlos Mathus, obra emblemática en donde en una escena todos los actores aparecían desnudos completamente -un revuelo en su escuela católica- y que llevaba 23 años ininterrumpidos en cartel. Ahí considera que comenzó su oficio de actor. “Estuve un año actuando en La lección. Hacíamos de 5 a 6 funciones por semana. Me enseñó no sólo a estar en el escenario, sino también a aburrirme y no tener ganas de salir a escena -porque aunque lo neguemos nos pasa a todos- y como trabajarcon eso. Para mí ya no era un hobby hacer teatro, era un oficio”. A escribir teatro empezó de forma autodidacta, y sólo después de haber escrito varias obras tomó talleres de dramaturgia. Ya cursaba el CBC en la facultad, daba clases de teatro en su barrio y trabajaba de cadete 8 horas por día, y durante el almuerzo se iba a la biblioteca del Teatro Nacional Cervantes a leer teatro. “Yo quería aprender a escribir teatro y lo hacía leyendo las obras de Albert Camus, William Shakespeare, Jean Giraudoux, por ejemplo”.
Más tarde, empieza a tomar clases de Circo en La Arena y en Centro Cultural Rojas, y se conoce con los hermanos Mariano y Matías Bassi y forman el Circo Cicuta, con el que estuvo 4 años.

gallery/firma
gallery/dsc_0088-retocada

 En el 2003, abren la sala Espacio Circo Cicuta en Caseros “Estaba buenísima la sala pero nos fue muy mal. Es lindo recordarlo como anécdota pero fue un delirio. Trabajábamos a la gorra, sin subsidio, no cobrábamos nada a nadie, ganábamos unos mangos con la barra que vendíamos durante las funciones de algunas bandas”. A pesar de separarse como grupo, Mariano y Cristian siguen eventualmente trabajando juntos y hoy son actor y director respectivamente de la obra La Causa Justa.

Del 2004 al 2006 forma parte del espectáculo Villa Villa del Grupo De la Guarda haciendo gira por Moscú, Bogotá, Colombia, Rosario, Córdoba y Mar del Plata. “Más allá de los manejos empresarios la experiencia grupal y artística fue muy positiva
Mientras tanto, Cristian seguía trabajando en su propia compañía, la Compañía Nacional de Fósforos, que había fundado junto a varios colegas, entre ellos Lautaro Ostrovsky, Juan Manuel Caputo y Paula Brusca, hoy su compañera y madre de su única hija. “Con Paula nos conocimos estudiando Dirección en el ex IUNA (hoy UNA), pero antes ella había visto una función del Circo Cicuta y nos había hecho una crítica difícil pero muy buena”. Ya habían estrenado como compañía El Abismo, y en el 2005 re-estrenan Damien, en la que Cristian aparte de autor es intérprete, bajo la dirección de Paula. Le siguieron Los Sonámbulos, Día de Campo, El extraño viaje de Nikolaus Piper, Alonso y Aguirre, W.C., Los Lugones, El asado de Platón, entre otras obras tanto para niños como para adultos. Con un gran foco en el Conurbano natal pero con gran salida internacional, la compañía hacía funciones para colegios, en teatros del conurbano y de capital, en festivales nacionales e internacionales 

Nuestro grupo nació nómade, éramos de Villa Bosch pero no teníamos sede en ningún lugar. Nos divertíamos mucho. Nos invitaban a lugares donde no nos pagaban un peso pero que nos encantaba ir. De a poco empezamos a viajar por el exterior, y traer contactos y conocer grupos” .
Autor prolífico e inquieto lleva ganados varios premios como dramaturgo y como autor de narrativa. Tiene publicadas dos novelas juveniles Mundo Bilina y Margarana, y tiene escritas más obras teatrales de las que lleva estrenadas. “Escribo dramaturgia de diferentes formas, a veces me siento a escribirla, terminarla y después esperar a ver qué pasa, por ejemplo. Pero el escribir para la Compañía, me permite seguir trabajando la obra mientras ensayamos con los actores
Así como en Cristian conviven el actor, el director, el gestor y el escritor, en sus obras se juntan su gusto por la escritura y la investigación, cruzándose dramaturgia, narrativa e historia. De hecho dice tener varios escritos de teoría sobre Literatura y Teatro. “Yo digo que el teatro esencialmente está en la puesta en escena y lo que ahí pasa es lo que más importa pero, a diferencia del cine, el teatro nunca renunció a ser literatura además. El teatro pasó de ser sólo literatura en el siglo 18 ó 19, que después se llevaba al escenario y que el espectáculo era sólo accesorio, a ser el espectáculo lo que más importa. Pero todo dramaturgo, salvo excepciones, quiere publicar su obra, porque tiene vocación de poeta, de escritor, y quiere que se pueda leer también. Aunque sepas que lo más importante estará en el espectáculo, nunca renunciás a eso

Su primer trabajo como gestor comienza de forma independiente con la Compañía Nacional de Fósforos cuando crean en Villa Bosch el Festival Internacional de Teatro Independiente Pirologías, que se realiza en salas de esa localidad del conurbano bonaerense y cercanías, y en el que participan elencos locales e internacionales y que ya lleva 10 ediciones ininterrumpidas. “La inquietud de la gestión surge por necesidad, como todo grupo independiente. Primero lo hicimos de forma autodidacta. Después nos interesó pensar, profundizar en eso y elaborar un pensamiento de la gestión, no tener miedo a pensarse comercialmente también. Nos formamos tomando talleres de gestión con Guillermo Heras, que es un gran profesor. En el 2011 y 2012 coordinamos con Iberscena unos encuentros de Gestión trayendo docentes de diferentes países para que pudieran formarse los teatreros de la región”. La importancia de tener un grupo de pertenencia, compañeros con los que avanzar, apoyarse mutuamente, generar proyectos, debatir ideas, evaluar el modo de continuar, de crecer artística y humanamente. Los grupos son una característica en el conurbano, quizás porque la capital federal-y su desaforada producción de obras- genera un movimiento sin pausa haciendo que los teatreros no pertenezcan a ninguno en particular sino a muchos proyectos a la vez. También es cierto que la fortaleza que puede significar una producción menos vertiginosa puede ser también una debilidad; las temporadas en el conurbano son de pocas funciones porque la asistencia de público es más acotada. Ahí es cuando el apoyo y la contención de los colegas y de los consumidores de arte y cultura se vuelven fundamentales a la hora de hacer que los grupos persistan y resistan el embate.
Con la creación del Consejo Provincial de Teatro Independiente (CPTI) en el 2010 Cristian comienza con la gestión pública cuando asume como Consejero de la Región Noroeste del Conurbano Bonaerense, cargo que mantuvo hasta el 2014. “Ya había asumido y decidí cumplir hasta el final del periodo, pero al principio sentí mucha agresión, tanto de una parte de los colegas -como si el hecho de tener un cargo ya te hiciera sospechoso- como por parte del propio CPTI. De a poco fui recibiendo el apoyo de los grupos y salas. Creo que, finalmente logré legitimizarme frente a mis colegas y que convocar a reuniones semanales con ellos y pensar juntos una forma de usar bien los recursos del estado fue una buena manera de empezar a trabajar. Pero la agresión seguía viniendo del CPTI. Fue una experiencia muy poco grata, formativa, pero muy difícil
Su gestión se caracterizó por dar visibilidad al teatro de la región, por sus festivales regionales, donde los teatreros podían llevarse del festival no sólo el hecho de participar en él, sino el encuentro entre los pares y la devolución de una mirada atenta de sus trabajos a partir del desmontaje de las obras por parte de profesionales de la crítica y el análisis del hecho teatral.
Actualmente es el Director de la Comedia de la Provincia de Buenos Aires y es el Representante del Ministerio de Cultura ante el CPTI. Públicamente opositor y crítico a las políticas del gobierno de Vidal y de Macri que rigen al país, Cristian igualmente asume el puesto porque considera que es importante que los cargos públicos estén ocupados con personas con pensamientos e ideas contrarias al poder de turno para generar una pluralidad de voces. “No estoy sintiendo la violencia que sufrí cuando era Consejero, pero ellos saben claramente mi posición contraria a sus políticas, y yo también sé claramente donde estoy, no me hago el boludo con eso. Así y todo me convocaron y hasta ahora nadie me bajó ninguna línea
Para Cristian, quien allá por el 2006 con su Compañía buscaba salas en el conurbano que quieran programarle funciones, que el crecimiento cultural de la región conurbano fue grande. Y que un cambio sustantivo también se está dando en la gestión de los teatros municipales. Y pone como ejemplo el Complejo Cultural Plaza de San Martín, que está dando lugar a producciones de artistas tanto locales como del teatro comercial. “Hoy las salas independientes del conurbano están programando todas las semanas. Eso es un gran logro de los artistas. Lo difícil es el tema de los gastos de luz y gas que aumentaron tanto, pero hay que sostener lo que se logró

OTRAS EDICIONES DE PICADO FINO

GABRIELA CIVALE
GABY GAP
CLAUDIA CICCHETTI
HORACIO FAILLACE
EMILIANA DE CRISTOFARO
NACHO RIVEROS
ROXANA BERNAULE
PABLO DRIGO
JOSE LUIS GALLEGO
LILIANA TASSO
ROCHA BELINQUE HALPERIN
MIGUEL CAVIA
CINTIA AXT
RODOLFO CICCHETTI
OMAR ALVAREZ
CARLOS KASPAR
CRISTIAN PALACIOS
SEBASTIÁN RICCI
EDUARDO PAEZ DUARTE