gallery/negro_blanco

#18 Gabriela Civale

Realizadora - Nació el 19 de Diciembre de 1983 | VECINA DE MUNRO

Texto: Silvia Oleksikiw / Fotos: Sergio Salgado

gallery/piicadofino
“Cuando vengo al barrio,
propongo algo y la gente se suma” 

Gabriela Civale es realizadora, titiritera y artista plástica. Y de la unión de estas pasiones surgió su oficio actual: realizadora de títeres y objetos. Escenografías en pequeñas escalas, trabajar el detalle en miniatura, cabezas diminutas o títeres de mayor tamaño, todo convive en su taller: un placard se abre y adentro cuelgan títeres con pelos de tela y caras azules, valijas repletas de pequeños zapatos, pedazos de muñecos, marionetas de todas partes del mundo, un pedazo de gomaespuma que sobró de un títere y que va a transformarse más tarde en la panza de la embarazada de PAREN!, la última obra de la compañía de Teatro Integrado Babilonia, donde Gabriela hizo la escenografía y los detalles estéticos (ver Serpiente Amarilla Nro. 11)
Gabriela tiene el taller en su casa. Ahí, vive y crea. Ahí, el imaginario de Gabriela se despliega. “Guardo todo, pero sólo lo que creo que puede reusarse, sino no podría entrar en mi taller. Como trabajo en chiquito un pedazo de algo puede ser un todo en mi escenografía

Trabajó con los grupos de títeres El Bavastel, Kukla, Mariposas en la Panza, Negras Inquietudes, con la Compañía Al pie de la cama, Babilonia, y Harina Leudante, entre otros.
Antes de formarse oficialmente, Gabriela hizo talleres municipales en su barrio: danza, teatro, plástica, circo, murga, maquillaje artístico. “Estos talleres, abiertos y gratuitos a la comunidad, son lugares que, creo, son importantes que se sostengan y se defiendan, porque son espacios facilitadores para los vecinos que quieren acercarse a una experiencia artística, más allá de quien gobierne. A veces de esos talleres surge o se define una profesión. Yo hoy sigo trabajando y aplicando lo que aprendí en esos talleres en cada trabajo que hago”.

A los 18 años Gabriela ya trabajaba como maquilladora y en talleres de realización de escenografía y utilería. Alejandro Bustos, de la Compañía Sombras de Arena, y Sol Wilczek, artista plástica, fueron sus primeros maestros. “Aprendí un montón trabajando”.
Más tarde hizo la carrera de Escenografía en el ex IUNA (hoy UNA). Y, en el 2007, empezó la Diplomatura (hoy Licenciatura) de Teatro de Títeres y Objetos en la Unsam, que la decidió ser hoy Realizadora de Títeres.
En su presente como Diseñadora de títeres y objetos, en el año 2012, por la obra Popigami recibió los Premios Atina al mejor Diseño de títeres y objetos y al mejor Diseño escenográfico, y fue nominada a los Premios Javier Villafañe, y a los Premio Teatros del Mundo por el Diseño y realización de títeres, objetos y mecanismos escenográficos, este último junto a Carolina Erlich, del Grupo El Bavastel, autora y directora de la obra. Le siguieron los Premios Atina y Premios Teatro del Mundo 2014 y 2015 por su trabajo en las obras Música Maestro del Grupo Kukla y La Búsqueda del Tesoro, del Grupo El Bavastel.

 

gallery/firma
gallery/dsc_0782-apertura--(2)---copia

Su experiencia como titiritera empezó con sus compañeros cuando estudiaba en la Unsam. Con Eduardo Páez Duarte (ver Serpiente Amarilla Nro. 13) formó la Compañía Mariposas en la panza con la obra La erosión del hálito, que estrenaron en 2011 en el Centro Cultural Espacios, de Villa Ballester. Y con Igor Alfaro Méndez, junto a Gabriel Von Fernández y bajo la dirección de la coreógrafa y bailarina Marta Lantermo, la compañía Negras Inquietudes, que surge de un proyecto de pasantía de Investigación. Con esta obra, una fusión entre la danza, el teatro de sombras y objetos, el cine y la música también estrenada en 2011, recibieron la Mención Especial por Experimentación en los Premios Javier Villafañe y participaron de diversos festivales nacionales e internacionales tanto de teatro, como de títeres y danza.
Para PAREN! de la Compañía Babilonia, Gabriela fue convocada para diseñar la escenografía y vestuario. Ya había trabajado con ellos asesorándolos en el maquillaje de la obra Babilonia, y también con Roxana Bernaule y Cintia Axt (ver Serpiente Amarilla Nros. 3 y 11) haciendo el Arte en la obra Techo de Cielo, de la Compañía Harina Leudante.“No me puedo considerar vestuarista ni escenógrafa ya que desconozco materiales y cuestiones técnicas de ese rubro. Considero que lo mío es una mirada plástica y estética sobre las propuestas de la compañía. Después se sumó Marcos Di Liscia y me ordenó con todo su conocimiento técnico y su talento. Trabajamos en equipo, cada uno con su aporte y su dinámica de trabajo
Pero ¿dónde empieza y dónde termina el trabajo de una realizadora?  “Depende de la dinámica de trabajo del escenógrafo o el grupo que te convoca. Algunos te piden una cosa específica, y otros que aportes tu estética y mirada. Igualmente, por más que sea un encargo, cada cosa que uno realiza, casi siempre, tiene tu impronta en mayor o menor medida. A mi entender, claramente el trabajo se enriquece cuando la propuesta se puede tomar en conjunto. Lo ideal, para mí, es estar desde el comienzo del proceso, ir viendo cómo va avanzando el trabajo, acompañarlo. En cambio cuando es un encargo entro al trabajo desde otro lado: leo el texto, pido los detalles, qué tipo de luz, espacio, y estética quieren. Con los títeres es diferente porque desde la realización sos también la escenógrafa partiendo de la propuesta del director o autor de la obra, y me convocan por mi estética, para resolverlo juntos”.

En la familia de Gabriela Civale los oficios siempre estuvieron presentes y en un lugar (casi) de culto. “Toda mi familia son –y eran- amantes de los oficios, así que con mi hermano, que es músico,  tuvimos el camino artístico súper abierto. Mis abuelos maternos en la casa tenían un taller inmenso lleno de herramientas. Los paternos eran folkloristas. Mi abuela era profesora de danzas folklóricas, ceramista, peluquera; y mi abuelo era carpintero y guitarrista. Mi mamá es profesora de Yoga, pero bailarina de alma, baila todo el tiempo y se emociona como una nena cuando ve una obra de teatro. Tiene mucha sensibilidad. Mi papá, un apasionado de la filosofía taoísta, era contador. Me acuerdo de chiquita de verlo llegar del trabajo agotado y con cara triste y pensaba: ¿Esto es ser grande? ¿Cómo voy a hacer para ser grande?,
por suerte ahora vive en Córdoba y conectado con su parte espiritual
”.

Gabriela Civale realizadora, maquilladora, titiritera, y docente de Artes plásticas, tiene como proyecto futuro también continuar profundizando e investigando en Arte y Discapacidad, retomando sus clases como Profesora de Plástica de niños con autismo. “Ellos se comunican distinto, por lo que tenés que ser muy claro con la consigna. Puse el foco en observarlos mucho. Ellos te enseñan un montón
El barrio de San Martin y Villa Ballester le da a Gabriela posibilidades de hacer y crecer porque, aparte de tomar talleres y pertenecer a grupos teatrales, considera que la creación de la Unsam, con sus carreras artísticas, trajo de la mano una movida de gente joven que tiene ganas de hacer y pertenecer. “Y las Bibliotecas Populares que tienen un papel muy importante en una comunidad. Manejadas por sus comisiones compuestas por vecinos y artistas, se convirtieron en lugares de contención para hacer frente y crear movidas culturales de resistencia. La sensación que tengo cuando vengo al barrio es que propongo algo y encuentro gente que se suma, enseguida hay voces que se hacen eco y se suma gente con ganas de avanzar, y eso no pasa en muchos lados”.


gabrielacivale.blogspot.com.ar

OTRAS EDICIONES DE PICADO FINO

GABRIELA CIVALE
GABY GAP
CLAUDIA CICCHETTI
HORACIO FAILLACE
EMILIANA DE CRISTOFARO
NACHO RIVEROS
ROXANA BERNAULE
PABLO DRIGO
JOSE LUIS GALLEGO
LILIANA TASSO
ROCHA BELINQUE HALPERIN
MIGUEL CAVIA
CINTIA AXT
RODOLFO CICCHETTI
OMAR ALVAREZ
CARLOS KASPAR
CRISTIAN PALACIOS
SEBASTIÁN RICCI
EDUARDO PAEZ DUARTE