gallery/negro_blanco
gallery/recomendados
gallery/firma

Sabemos que la novela juvenil está de moda: sagas fantásticas o de corte distópico, amor sensual entre seres de mundos diferentes, y otros etcéteras por el estilo. Entre esta proliferación de historias preconcebidas, encontramos pequeñas joyas que trascienden cualquier receta y cualquier etiqueta. Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea, de Annabel Pitcher, es una de ellas.

La novela nos cuenta la historia de Jamie de diez años, que se muda con su padre y su hermana mayor, Jasmine. Han pasado cinco años desde la muerte de Rose, la gemela de Jasmine, en un atentado terrorista islámico en Londres y la familia no ha logrado recomponerse: la madre ha desaparecido, el padre se ha vuelto alcohólico y Jasmine ha decidido dejar de comer. Pero para Jamie, Rose, cuyas cenizas reposan en la repisa de la chimenea, es sólo un recuerdo que no comprende bien. La autora elige contar la historia a través de la mirada de este niño, y construye una voz narrativa magistral que se aleja del dolor convencional del adulto, para mirarlo todo con una inocencia que en ocasiones, se cierra en cierto humor que hace más llevadero el desgarramiento.

Alejada de la sensiblería fácil y de las soluciones mágicas, Pitcher nos lleva a través del dolor por otros cauces y que por ello mismo, nos llega más profundamente. Recomendable tanto para los jóvenes como para los adultos. Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea es una novela que indudablemente, deja una huella.

Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea.

(Autor: Annabel Pitcher, Editorial Siruela)

gallery/33908

Por Andrea Felsenthal (*)

(*) Licenciada en Letras y Coordinadora del Programa San Martín lee